Menu +1 (512) 982-9328

Accidentes de conducción bajo los efectos de las drogas

Accidentes de conducción bajo los efectos de las drogas

Accidentes de conducción bajo los efectos de las drogas¿Cuáles son mis opciones si estoy involucrado en un accidente por conducir bajo los efectos de las drogas?

Además de la “conducción en estado de ebriedad”, la “conducción bajo los efectos de las drogas” puede ser un problema mucho más generalizado que el que las autoridades competentes están preparadas para manejar.

¿Cómo ven las autoridades los accidentes de conducción bajo los efectos de las drogas?

Los conductores que se ven afectados por drogas recreativas o recetadas de fácil acceso ocupan las calles y carreteras a tasas alarmantemente altas. Y los expertos informan constantemente que un conductor drogado puede ser tan letal como un conductor ebrio.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades informan que el 16% de los accidentes automovilísticos involucran drogas (legales e ilegales) además del alcohol. Tantos como 13% de conductores nocturnos de fin de semana tienen cantidades rastreables de marihuana en sus sistemas.

¿Qué drogas ilícitas suelen estar involucradas en los accidentes de conducción bajo los efectos de las drogas?

De hecho, un automóvil es muchas veces “el accesorio utilizado para obtener y vender drogas y la conducción de drogas ocurre dentro de este comportamiento contextual de uso dependiente”.

En la mayoría de los estados, tanto la aplicación de la ley como el sistema judicial están paralizados al agrupar los casos de conducción bajo los efectos de las drogas con los relacionados con el alcohol.

Según la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias, siete millones de personas condujeron un automóvil bajo la influencia del alcohol y las drogas ilícitas el año pasado.

Un artículo del American Journal of Public Health señala que “la prevalencia de conductores con opioides recetados detectados en sus sistemas en el momento de la muerte aumentó de 1,01 TP2T en 1995 a 7,21 TP2T en 2015”.

Las drogas ilícitas incluyen marihuana, cocaína (y crack), heroína, alucinógenos, inhalantes y el uso no médico de analgésicos, tranquilizantes, estimulantes y sedantes recetados.

En la categoría de medicamentos para el control del dolor se encuentran los opioides cada vez más comunes: hidrocodona, oxicodona, morfina y codeína, que tienen un impacto grave en la capacidad de los conductores para operar un vehículo motorizado de manera segura.

Uno de los medicamentos más recetados para la ansiedad y los trastornos del sueño son las benzodiazepinas, que “poseen propiedades ansiolíticas, sedantes, relajantes musculares y anticonvulsivas”.

Un estudio sobre problemas de conducción y sedantes recetados señala que “una gran cantidad de evidencia apunta a un mayor riesgo de involucrarse en un accidente después de la administración de una benzodiazepina”.

¿Cómo se compara el número de accidentes por conducir bajo los efectos de las drogas con los accidentes por conducir en estado de ebriedad?

Un artículo publicado en la revista Drug and Alcohol Dependence afirma que “un creciente cuerpo de evidencia sugiere que los automovilistas, en particular los conductores más jóvenes, son más propensos a consumir sustancias ilícitas y luego conducir que a beber y conducir”.

El artículo presenta un estudio de más de 7,000 tejanos menores de edad con un arresto por DUI anterior que fueron admitidos en un programa de tratamiento entre 1997 y 2007. Compara a los clientes del programa con y sin un arresto por DUI, evaluando predictores a largo plazo de recuperación, recaída y impulsando la reincidencia.

Otro análisis de los datos de la Encuesta nacional en carretera de 2007 establece que “los conductores jóvenes (entre 21 y 25 años de edad) tienen aproximadamente 2,5 veces más probabilidades de consumir marihuana y otras drogas y conducir que de beber alcohol y conducir”.

¿Qué sucede si sospecho que un conductor mezcla drogas y alcohol?

Los peligros de las drogas y el alcohol en el contexto de operar un vehículo motorizado es el efecto de mezclar sustancias.

Según lo informado por científicos del Pacific Institute for Research and Evaluation, “El uso crónico de múltiples sustancias agrava los efectos psicológicos y la toxicidad potencial de cualquier sustancia, lo que aumenta la probabilidad de involucrarse en accidentes, como choques automovilísticos, y pone en peligro aún más el vidas del usuario y de otros.”

En comparación, otra investigación indica que los conductores mayores presentan un riesgo considerable en la carretera en función de su tendencia a ignorar los peligros potenciales de combinar ciertos medicamentos recetados (como analgésicos para enfermedades comunes como la artritis) con alcohol.

Nuevamente, comuníquese con FVF si alguna vez tiene preguntas sobre cómo un conductor que mezcló drogas y alcohol, o múltiples medicamentos recetados, podría afectar su caso.

Austin Injury Lawyers at FVF Law

¿Listo para hablar con un abogado con experiencia?

Contáctenos para una consulta sin costo

¿Cómo es la detección en la carretera para conducir bajo los efectos de las drogas?

Una medición en la carretera de sustancias controladas es extremadamente difícil cuando no hay rastros en una prueba de alcoholemia, que está diseñada principalmente para medir el metabolismo del alcohol en el cuerpo. Las drogas recetadas y recreativas solo pueden detectarse con pruebas más invasivas de, por ejemplo, orina, sangre, saliva y cabello.

Para estas pruebas, las tasas de rechazo son altas. Para complicar aún más las cosas, es posible que la tecnología de prueba no refleje suficientemente si una persona se vio afectada mientras conducía un automóvil, ya que muchas sustancias químicas permanecen en el cuerpo humano durante días o semanas.

Además, no existe una prueba estándar como la Prueba de sobriedad de campo, ni siquiera un límite legal nacional comparable al límite de concentración de alcohol en sangre de 0,08.

La gran variedad de sustancias químicas que están disponibles como narcóticos hace que la evaluación precisa sea demasiado complicada para el procesamiento en el campo.

Una posible razón por la cual la conducción bajo la influencia de las drogas prevalece incluso entre los conductores que tienen una actitud negativa hacia la conducción después de haber bebido es el riesgo menor percibido de ser detenido por la policía.

Muchos de los que habitualmente conducen bajo la influencia de las drogas creen que su habilidad y experiencia compensan los posibles efectos de la droga en su desempeño al volante.

Los delincuentes que creen que es poco probable que la policía detecte su deficiencia relacionada con las drogas pueden no estar motivados para controlar su propio consumo de drogas antes de conducir un vehículo; o puede no estar motivado para seleccionar un medio de transporte alternativo durante o después del consumo de drogas.

En estos casos, el comportamiento arriesgado que conduce a lesiones y daños graves es una opción.

¿Qué pasa si sospecho que el consumo de marihuana de un conductor fue un factor en mi accidente?

En un informe del Congreso sobre la conducción bajo los efectos de la marihuana, la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras presenta hallazgos científicos sobre los efectos de la marihuana en las habilidades relacionadas con la conducción, que incluyen: tiempo de reacción lento en respuesta a eventos inesperados; problemas con el seguimiento de la carretera, incluida la variabilidad de la posición del carril; y atención disminuida o dividida, reconocimiento de objetivos y rendimiento cognitivo, incluida la planificación de rutas y la toma de decisiones.

¿Y si la marihuana fuera legal en el estado donde ocurrió mi accidente?

A medida que algunos estados han legalizado el uso recreativo de la marihuana y los hábitos de uso se vuelven más frecuentes, surgen preguntas sobre las implicaciones para la seguridad pública.

Algunos estados como Colorado y Washington han instituido sanciones por conducir bajo los efectos de la marihuana, que al igual que el equivalente relacionado con el alcohol pueden incluir multas monetarias, pérdida de la licencia, etc.

Sin embargo, una encuesta en línea de 865 usuarios de marihuana en esos estados arroja cifras desconcertantes. : “La prevalencia de conducción bajo los efectos de la marihuana el año anterior fue de 43,61 TP2T entre los encuestados. La prevalencia de conducir dentro de 1 hora de haber consumido marihuana al menos 5 veces en el último mes fue de 23,91 TP2T”.

Otro descubrimiento importante de la investigación fue que, si bien el conocimiento de las consecuencias legales de conducir bajo la influencia de la marihuana y las percepciones de que tal comportamiento es inseguro se correspondían con una disminución de las probabilidades de conducir bajo los efectos de la marihuana, la correspondencia era significativamente mayor para el último.

Es decir, los usuarios de marihuana son significativamente más propensos a conducir bajo la influencia de la marihuana dependiendo de si perciben que este comportamiento es peligroso en comparación con sus percepciones sobre la probabilidad de ser sancionados legalmente.

Nuestro Proceso y Lo Que Puede Esperar

1
Llame a FVF

Obtenga una consulta sin costo.

2
Obtenga Respuestas

Nuestros abogados responderán todas sus preguntas para que pueda tomar desiciones informadas.

3
Relájese

Permítanos manejar los detalles para que pueda concentrarse en su recuperación.

4
Obtenga Resultados

Elaborarémos un caso fuerte para que obtenga una comensación justa.

Póngase en Contacto

Contáctenos Para Evaluar Su Caso

  • This field is for validation purposes and should be left unchanged.