Menu +1 (512) 982-9328

Preguntas frecuentes sobre lesiones

¿FVF cobrará un honorario por la consulta inicial?

No. FVF se dedica a educar a nuestros clientes, un proceso que comienza con una conversación informal sin cargo. Mientras los clientes potenciales cuentan su historia, tenemos el propósito de escuchar y tomar nota de las particularidades que hacen que cada caso sea único. Nuestro objetivo principal es trabajar con los clientes y sus familias para diseñar una estrategia coherente centrada en la recuperación física y la estabilidad financiera. Atendemos a nuestros clientes de la mejor manera explicando y defendiendo sus derechos legales como víctimas de lesiones.

¿Cuánto vale mi reclamo por lesiones?

Esta es una pregunta importante que suele ser la primera que los clientes hacen. Por ley, un reclamo por lesiones puede incluir una indemnización por daños y perjuicios monetarios y no monetarios. Los daños a la propiedad, la pérdida de salarios pasados y futuros, los gastos de tratamiento médico, las facturas de hospital, los costos de cirugía, los gastos de rehabilitación y los dispositivos de asistencia se consideran daños monetarios y, por lo general, se pueden recuperar a través de un reclamo.

Los daños no monetarios pueden incluir el daño moral, el trauma psicológico y otras molestias emocionales que se sufren después de un accidente grave. Cada caso es único, por lo que uno de nuestros abogados de lesiones de Austin revisará su caso para determinar el valor de su reclamo. Podemos evaluar sus pérdidas y ayudarlo a obtener una indemnización completa y justa para que pueda recuperarse con tranquilidad. Nuestra firma de abogados trabaja con un equipo de expertos para evaluar con precisión y construir el reclamo más fuerte posible.

¿Cuáles son los elementos de un reclamo por lesiones?

Antes de presentar un reclamo por lesiones, primero debe evaluar si tiene un caso válido. Las leyes sobre lesiones exigen que las personas que presenten un reclamo puedan probar varias cosas. Un reclamo por lesiones válido debe poder demostrar que:

  • La parte que lo lesionó tenía una obligación frente a usted. Esto puede ser algo tan simple como la obligación de conducir de manera segura, o algo más complejo, como el deber de prevenir que se produzcan lesiones en su propiedad.
  • La parte que lo lesionó incumplió la obligación. El demandado debe haber actuado de manera negligente o debe haber incurrido en omisión y, de este modo, incumplido su obligación frente a usted.
  • Usted sufrió lesiones. Las lesiones pueden ser físicas, emocionales, financieras o de todos los tipos anteriores. Debe tener pruebas documentadas de las lesiones para avanzar con el caso.
  • El incumplimiento de la obligación fue la causa de las lesiones. Si un conductor negligente excedió el límite de velocidad y ocasionó el accidente automovilístico, el incumplimiento de la obligación del conductor es lo que causó las lesiones.
  • Si cuenta con pruebas suficientes de los puntos mencionados anteriormente, es probable que su reclamo prevalezca. Nuestra firma de abogados de lesiones de Austin puede analizar su situación específica y asesorarlo sobre si tiene pruebas suficientes para iniciar un reclamo contra la parte negligente.
¿Cómo puede ayudarme un abogado de lesiones después de una lesión catastrófica o muerte?

En el caso de una lesión catastrófica, es fundamental buscar atención médica inmediata. Aunque es posible que las lesiones comunes asociadas a accidentes en el lugar de trabajo, accidentes automovilísticos o fallas eléctricas no presenten síntomas hasta días o semanas después del hecho, un especialista en diagnóstico médico especializado podrá identificar el daño y planificar un curso de tratamiento.

Recibir la atención correcta de inmediato es importante por varios motivos:

  • En primer lugar, la ley permite a las víctimas de lesiones solicitar indemnización por lesiones físicas. Esto incluye las pérdidas que anteceden a un acuerdo o juicio, así como las pérdidas futuras, como por ejemplo, el lucro cesante. Argüir un caso convincente por pérdida de salarios es mucho más viable si se cuenta con documentación experta de un profesional médico.
  • En segundo lugar, un retraso en el examen médico y el tratamiento de la víctima de lesiones puede crear una “brecha de tratamiento”. Las compañías de seguros pueden hacer referencia a dicha brecha en un intento por denegar la indemnización.
  • El diagnóstico erróneo y el tratamiento incorrecto de una lesión resultante de un accidente grave pueden exacerbar la lesión original. Esto puede prolongar el tiempo de recuperación y convalecencia, lo que puede incrementar la carga financiera que experimentan las víctimas de lesiones. Además, el diagnóstico médico y los planes de tratamiento incorrectos pueden complicar una acción legal contra la parte que tuvo la culpa.
  • Un accidente catastrófico es sumamente perturbador no solo para la víctima sino también para su familia. Además de las lesiones físicas, las víctimas y sus familias suelen experimentar una confusión tremenda y ansiedad sobre cómo actuar de la manera más estratégica. La mayoría de las familias tienen poco conocimiento, si es que lo tienen, sobre la legislación en materia de lesiones, las limitaciones de cobertura de los seguros médicos, las estructuras de responsabilidad y los litigios. Un abogado de lesiones es invaluable para guiar a la víctima a través de un laberinto de políticas hospitalarias, agentes de seguros y reglamentaciones aplicables.
Estuve en un accidente grave causado por un conductor en un vehículo de la compañía (como un camión articulado u otro vehículo motorizado comercial). ¿Qué debo hacer?

En el caso de una lesión asociada a un accidente con un vehículo motorizado comercial, es sumamente importante buscar la atención médica necesaria. Es posible que las lesiones comunes del cuello y la columna, o incluso una conmoción cerebral, no presenten síntomas de inmediato; estos pueden surgir en los días o las semanas posteriores al accidente. Ser examinado por un especialista en diagnóstico médico especializado es importante tanto para la recuperación física como para las posibles pruebas legales de la lesión. Los abogados con experiencia en lesiones trabajan continuamente con expertos médicos para asegurarse de que un caso cuente con pruebas sólidas.

Las lesiones asociadas a vehículos motorizados comerciales, como camiones de reparto, autobuses o tráileres, y vehículos de servicio postal o UPS suelen ser graves, lo que conlleva períodos de recuperación prolongados y complicados. Quienes operan estos vehículos tienen la presión de ejecutar las tareas de su empleo de forma rápida, lo que puede comprometer la seguridad. Pueden distraerse o privarse del sueño, lo cual ocasiona que su juicio esté afectado. Sin embargo, incluso las lesiones moderadas o leves, cuando se asocian a un incidente con un vehículo motorizado comercial, suelen requerir de la habilidad y la experiencia de un profesional legal.

Los vehículos motorizados comerciales y su uso están altamente regulados a nivel estatal y federal por una red de leyes y normas. Navegar por esta red sin conocimientos especializados es extremadamente difícil. Además, aquellas industrias que dependen del tráfico comercial para obtener ganancias están sumamente motivadas a protegerse contra cualquier acción legal, incluido y especialmente un reclamo por lesiones. Por este motivo, suelen contratar diversos tipos de pólizas de seguro, que colocan capas integradas de burocracia entre ellos y la víctima de las lesiones. El propósito principal de un abogado en el caso de una lesión es guiar al cliente a través de estas capas de burocracia. Al hacerlo, el abogado se asegura de que no se impida que el cliente exija indemnización por las lesiones y las pérdidas.

Entre los primeros pasos que da un abogado de lesiones en el caso de un accidente con un vehículo motorizado comercial se encuentra emitir una Carta de Preservación para solicitar a las partes responsables diversas formas de documentación y evidencia. Esta evidencia incluye bitácoras y registros relacionados con el vehículo, declaraciones testimoniales de testigos presenciales recopiladas por los servicios de emergencia en la escena del accidente y cualquier otra documentación generada por las autoridades del 911, el personal de limpieza de la escena y los registros que mantienen los proveedores de servicios de emergencia. También se pueden obtener pruebas importantes de un módulo de control de motor o una grabadora de datos de eventos, que funcionan como las computadoras de la caja negra de un avión, y capturan los eventos y las circunstancias que anteceden a un accidente catastrófico. En los incidentes catastróficos que involucran a un empleado que opera un vehículo motorizado, una persona que conduce mientras está “en horario de trabajo”, la función central del abogado de lesiones es investigar a las múltiples compañías u organizaciones interconectadas involucradas, las políticas y normas que rigen su industria, las estructuras de seguro que las protegen, y luego evaluar el tema de la responsabilidad. La determinación de la responsabilidad, que es la primera tarea de un abogado al hacerse cargo de un caso de lesiones, es imprescindible para construir un caso sólido en nombre del cliente.

Me lesioné en el trabajo y mi empleador no tiene seguro de accidentes de trabajo. ¿Qué debo hacer?

En el caso de lesiones graves y accidentales en el trabajo, le serviría hablar con un abogado de lesiones que tenga experiencia en materia de responsabilidad del dueño del establecimiento, responsabilidad frente a terceros, responsabilidad del fabricante y normas de seguridad en el lugar de trabajo. Debido a que el estado de Texas no exige que los empleadores contraten un seguro de accidentes de trabajo, los accidentes en el lugar de trabajo a menudo se convierten en el centro de los casos de lesiones. Podría tratarse de una distensión o un esguince debido a una actividad rigurosa, un resbalón y una caída sobre una superficie resbaladiza, un objeto que cae desde una ubicación elevada asegurada o una lesión eléctrica asociada a herramientas o máquinas. Incluso si el empleado lesionado es parcialmente culpable, un empleador sin seguro de accidentes de trabajo puede ser declarado responsable por los daños y perjuicios asociados a la lesión del empleado.

Los empleadores que opten por no contratar pólizas de seguro de accidentes de trabajo, los denominado empleadores no suscriptores, pueden ser responsables y estar expuestos a acciones legales en virtud del Código Laboral de Texas si un empleado sufre una lesión mientras cumple con las tareas de su trabajo. En el caso de un empleador no suscriptor, lo más importante para el empleado lesionado es establecer la causa de la lesión y las circunstancias de responsabilidad en su lugar de trabajo. Esto a menudo requiere una investigación exhaustiva y la recopilación de documentación probatoria y declaraciones de testigos presenciales. Por lo común, la responsabilidad le corresponde a más de una parte en el caso de una lesión en el lugar de trabajo.

Al iniciar acciones legales contra un empleador no suscriptor, la víctima de las lesiones podría obtener una indemnización por daños y perjuicios, que incluirá pérdida de salarios pasados y futuros, gastos médicos, discapacidad pasada y futura, angustia mental y pérdidas físicas y emocionales. En el caso de un incidente fatal, el Código Laboral de Texas permite que la familia del empleado inicie acciones legales contra los empleadores no suscriptores en un caso de supuesto homicidio culposo. 

Me lesioné en el trabajo y mi empleador tiene seguro de accidentes de trabajo. ¿Puede un abogado de lesiones ayudarme a reclamar una indemnización mayor que la que recibo de mi empleador?

Los accidentes en el lugar de trabajo pueden ocurrir en una variedad de industrias diferentes. Se puede tratar de un trabajador de un restaurante que sufre una quemadura grave por un lavaplatos o una cocina de grado comercial. Se puede tratar de un trabajador de la construcción golpeado o aplastado por materiales que caen. O se puede tratar de un electricista que sufre una lesión por falla de los equipos o medidas de seguridad inadecuadas. Incluso los accidentes que parecen ser casos claros del propio descuido del empleado deben ser evaluados con respecto a la responsabilidad por parte de abogados experimentados y expertos calificados.

En su mayor parte, los empleados que se lesionan en el trabajo mientras están cubiertos por un seguro de accidentes de trabajo no pueden iniciar acciones legales contra su empleador. Además, los empleados que están cubiertos por un seguro de accidentes de trabajo y se lesionan en el trabajo como resultado de la negligencia de un compañero de trabajo recibirán, en la mayoría de los casos, la indemnización del seguro de accidentes de trabajo, pero tienen prohibido iniciar acciones legales contra el compañero de trabajo.

Sin embargo, existen algunas excepciones a esta regla en circunstancias extremas. Las excepciones generalmente se relacionan con el origen y la causa de la lesión, y la parte responsable del funcionamiento de ese proceso o material. A modo de ilustración, en el ejemplo del lavaplatos, el empleado puede recibir indemnización por las lesiones y pérdidas del seguro de accidentes de trabajo en parte. Pero también puede estar en posición de iniciar acciones legales contra el fabricante del lavaplatos si un investigador calificado descubre que la máquina es defectuosa y que el defecto contribuyó a la lesión. Del mismo modo, si un conductor de un camión de reparto se lesiona en el trabajo y solo es indemnizado parcialmente por la póliza de seguro de accidentes de trabajo del empleador, el conductor puede entablar acciones legales contra la otra parte involucrada en el incidente si se determina que esa parte ha actuado con negligencia. Por ejemplo, si el conductor ha dejado el vehículo de reparto para entregar un paquete a pie y es atropellado por otro vehículo motorizado cuyo conductor está bajo la influencia de drogas o alcohol, se puede interponer una acción legal legítima contra ese conductor, además de la cobertura del seguro de accidentes de trabajo del conductor de reparto.

Me lesioné en un accidente hace un tiempo y estoy experimentando síntomas físicos. ¿Qué debo hacer?

Nunca es demasiado tarde para iniciar una conversación con un abogado de lesiones. Además, nunca es demasiado tarde para buscar la atención médica adecuada para algo tan traumático como un accidente que involucra una lesión corporal. Después de un accidente grave, algunas lesiones pueden no aparecer hasta días o semanas después del accidente. Por ejemplo, es posible que las lesiones en la columna vertebral y las lesiones cerebrales solo presenten síntomas muy sutiles al principio. Sin embargo, a medida que la persona lesionada vuelve a la actividad normal, los efectos de un impacto violento en la cabeza, el cuello o la columna pueden volverse evidentes. La víctima de un accidente debe ser evaluada por un profesional médico, incluso si el hecho en el que se produjo la lesión no es reciente. Esto garantizará que los síntomas leves o moderados no se conviertan en afecciones más graves y debilitantes.

En el caso de un accidente traumático que causa una lesión física, el abogado de lesiones es especialmente valioso para el posible cliente porque, aunque el hecho que causó la lesión no haya sido reciente, tiene experiencia en trabajar con profesionales médicos, facturación médica y compañías de seguros para recobrar el bienestar y la estabilidad financiera del cliente. El abogado especializado en lesiones pone al cliente lesionado en contacto con especialistas en diagnóstico que diseñan un plan individualizado para la rehabilitación y la recuperación; luego el abogado reúne materiales del especialista de diagnóstico y los proveedores de atención médica y se comunica en nombre del cliente con las áreas de facturación médica, las compañías de seguros y los representantes de la parte que tuvo la culpa. Las víctimas lesionadas tienen derecho a un abogado que defienda su estabilidad y prosperidad física y financiera.

Todo accidente grave justifica una conversación con un abogado de lesiones aunque el evento no haya ocurrido recientemente.

Me lesioné en un accidente hace poco. ¿Qué debo hacer para protegerme a mí y a mi familia?

Muchas personas que tienen accidentes graves en el lugar de trabajo, en la carretera o durante sus rutinas diarias no están familiarizadas con la compleja red de políticas y normas que rigen la legislación en materia de lesiones. Muchas personas que sufren una lesión o un daño a su propiedad no conocen bien sus derechos y responsabilidades. Y a muchas de ellas les causa nerviosismo tener que contratar a un representante legal, o incluso hablar con un abogado sobre su experiencia. La incertidumbre sobre la salud física y la recuperación, los gastos médicos, la cobertura del seguro y el empleo tiende a causar ansiedad y evasión. Una pregunta frecuente tiene que ver con la evaluación de la gravedad de la lesión antes de determinar si la representación legal es apropiada o necesaria. En FVF, nuestro compromiso es responder a todas y cada una de las preguntas para que las inquietudes de los clientes se atiendan enteramente.

Las víctimas de accidentes traumáticos muchas veces optan por no buscar asesoramiento o representación legal porque suponen que los problemas de atención médica y reparación de los bienes se resolverán por sí solos. Muchas víctimas no se comunican con un abogado de lesiones hasta después de haber acumulado problemas físicos y financieros graves, momento en el cual puede resultar difícil resolver el caso de manera satisfactoria. FVF tiene la experiencia de reconocer que cuanto antes hablemos con un posible cliente, mayor es la probabilidad de que podamos ayudarlo.

Lo primero que un abogado de lesiones le explicará a una persona que ha estado involucrada en un accidente grave es que se aplican reglas diferentes a la lesión corporal y al daño a la propiedad (por ejemplo, a un automóvil). El seguro médico se aplica a las partes lesionadas, mientras que el seguro de responsabilidad del dueño o el seguro automotor pueden aplicarse tanto al daño material como al daño corporal. Resulta relevante la distinción de si usted estaba trabajando o no, conduciendo o viajando en un vehículo o moviéndose a pie. Es aún más relevante si usted u otra persona fue la parte que tuvo la culpa.

Si sufrió una lesión en un accidente en el que la responsabilidad se puede asignar a otra persona, la ley protege su derecho a indemnización por las pérdidas físicas y materiales. La forma más confiable y menos estresante de protegerse a usted mismo y a su familia después de un accidente grave es hablar con un abogado de lesiones. Un abogado especializado en lesiones comenzará por informarle sobre sus derechos y los aspectos básicos de su caso, lo que lo ayudará a elaborar un plan para el bienestar legal y físico.

¿Cuáles son mis opciones para pagar mis facturas médicas o recibir atención médica después de una lesión?

Muchas víctimas de lesiones, incluidas aquellas que tienen una cobertura de seguro de salud adecuada, no buscan atención médica porque les preocupa el impacto financiero en sus vidas. Muchas se preocupan por la carga de los elevados costos de los deducibles o copagos. Sin embargo, usted tiene varias opciones para pagar su atención médica cuando su lesión fue ocasionada por el descuido de otra persona. Para llegar a la conclusión de que buscar atención médica es prioritario, es importante reconocer que el propósito de obtener asesoramiento legal es distinguir la opción más prudente.

Las lesiones resultantes de un accidente suelen volverse más costosas y complicadas a medida que pasa el tiempo y llegan las facturas médicas. El valor de un abogado de lesiones es que funciona como una voz representativa en nombre del cliente, y se comunica directamente con los hospitales, los proveedores de atención y las agencias de facturación. A menudo, la opción más sensata desde el punto de vista estratégico en el caso de los gastos médicos que se han acumulado después de un accidente en el que se produjeron lesiones es hablar con un abogado. También es, muchas veces, la opción que brinda a las víctimas de accidentes la mayor tranquilidad.

Los proveedores de seguros de salud tienen el derecho contractual de iniciar acciones legales contra una persona negligente (como un conductor en falta) por las lesiones sufridas por una persona cubierta por su póliza. Esto les permite recuperar los gastos de atención médica asociados a las lesiones. El proceso se denomina “subrogación”. En la mayoría de los casos, sin embargo, la subrogación es costosa y le demanda mucho tiempo a la compañía de seguros. Por este motivo, muchos proveedores de seguro médico están dispuestos a colaborar con los abogados de lesiones que inician acciones legales contra una parte culpable en nombre de su cliente. Incluso pueden estar dispuestos a reducir el “interés de subrogación”, que es la cantidad que la víctima de las lesiones debe reembolsar al proveedor del seguro médico una vez que haya recibido la indemnización por los daños y perjuicios. Los hospitales y otros proveedores médicos a menudo trabajan con los pacientes que sufrieron lesiones para diferir el pago hasta que se haya resuelto o llegado a un acuerdo en la acción legal.

Los hospitales de Texas tienen el derecho legal de presentar lo que se denomina un embargo preventivo en el condado donde se prestaron los servicios de emergencia a una víctima de lesiones. El propósito del embargo preventivo es que el hospital se proteja con respecto a los servicios prestados y su costo. En el caso de que la víctima de una lesión pueda llegar a un acuerdo o de otra manera recuperar dinero del seguro de la persona negligente, el seguro no le pagará a la víctima de la lesión hasta que sepa que se ha pagado la factura del hospital. Este embargo preventivo es muy similar al tipo de derecho de retención que usaría un banco si le prestó dinero a alguien para comprar una casa o un automóvil. La persona que recibió el préstamo no podría vender la casa ni el automóvil sin antes pagarle el banco. De manera similar, la víctima de la lesión no puede llegar a un acuerdo sobre su reclamo con una compañía de seguro de responsabilidad sin pagarle al hospital.

Algunos hospitales desafortunadamente abusan de la disposición que habilita el embargo preventivo para recuperar más que el costo de sus servicios. Un embargo preventivo sobre la liquidación de un paciente puede ser lucrativo para un hospital, especialmente cuando el paciente está cubierto por un seguro médico. En lugar de presentar un reclamo por los gastos médicos de la persona lesionada a la compañía de seguros, lo que probablemente daría lugar a una menor facturación, el hospital podría presentar un embargo preventivo, notificar a la compañía del seguro automotor de responsabilidad civil sobre el embargo preventivo y tener de rehén a la liquidación hasta que se resuelva el embargo preventivo. Hacerlo permite que muchos hospitales adopten como práctica el hecho de recuperar más dinero para cada caso de lesión que lo que recuperarían de otra manera.

Un abogado de lesiones tiene la experiencia necesaria para guiar a la persona lesionada a través del abrumador proceso de facturación del hospital y los mecanismos legales, como el embargo preventivo. Es importante destacar que las víctimas de lesiones que esperan mucho tiempo antes de actuar con respecto al embargo preventivo de un hospital corren el riesgo de perder opciones valiosas. Es posible que la víctima no pueda obligar al hospital a enviar la factura a su compañía de seguro médico, una opción que podría ahorrarle a la víctima miles de dólares.

¿Cuáles son mis opciones si el vehículo del que dependo todos los días resulta dañado por un conductor en falta?

El daño a vehículos y otros bienes es común en los accidentes de tránsito y varía en gravedad. El daño podría ser tan pequeño como un “raspón”, o el vehículo podría clasificarse como “destrucción total”, lo cual significa que no tiene posibilidad de reparación.

Los conductores que tienen “cobertura contra choque” completa, cuyo vehículo dañado está cubierto por su propio seguro automotor, tienen más opciones que las víctimas que no tienen cobertura, o la llamada cobertura de “solo responsabilidad civil”. Tienen dos cursos de acción alternativos para lidiar con un vehículo dañado o con bienes dañados:

  • La primera alternativa es presentar un reclamo en la propia cobertura de seguro automotor de la víctima. Esta puede ser una opción rápida y conveniente desde el punto de vista estratégico; sin embargo, hasta las pólizas que ofrecen cobertura contra choque completa no siempre incluyen un automóvil alquilado.
  • La segunda alternativa es confiar en el seguro de responsabilidad del conductor culpable. Un obstáculo común con esta alternativa es que muchos conductores no tienen cobertura o solo tienen cobertura de seguro limitada. En algunos casos, esto refleja malos antecedentes de manejo seguro, o un patrón de participación en accidentes/causalidad. La compañía de seguros del conductor que tuvo la culpa tiene permitido realizar su propia investigación del caso, lo que puede provocar demoras significativas.

Los conductores que no tienen cobertura contra choque dependen del seguro de responsabilidad del conductor culpable para recibir indemnización por los daños materiales. La compañía de seguros del conductor culpable puede investigar el reclamo, lo que puede retrasar significativamente el pago por los vehículos y bienes dañados. Sin embargo, durante este tiempo, es posible que no se le entregue al conductor un automóvil alquilado a expensas de la compañía de seguros.

Si un accidente de tránsito no causó lesiones corporales sino que solo dañó a la propiedad, es poco probable que el abogado de lesiones construya un caso alrededor del hecho. Esto se debe a que el valor de un caso de daño a la propiedad casi nunca está sujeto a argumentación. Incluso un abogado especializado en lesiones puede hacer poco para aumentar el valor tasado de la propiedad dañada, ya que esta cifra se determina objetivamente.

Puede encontrar más información sobre accidentes automovilísticos, lesiones y daños a la propiedad aquí.

¿Qué información solicitará el abogado de lesiones durante nuestra primera conversación?

Si bien la idea de comunicarse con una firma de abogados de lesiones puede ser intimidante o abrumadora, muchos clientes potenciales consideran útil saber exactamente qué se les preguntará durante una llamada telefónica inicial con el amable personal y los abogados de FVF:

  1. Lo básico: ¿Qué sucedió? ¿Dónde y cuándo? ¿Cuántas personas participaron?
  2. ¿Alguien resultó herido? ¿Esa persona requirió atención médica de emergencia?
  3. ¿Alguien llamó a la policía? ¿Hubo testigos presenciales y se tomó nota de sus declaraciones?
  4. ¿Cuál fue la naturaleza y el alcance del daño a la propiedad? ¿Hay fotos del daño?
  5. ¿La persona lesionada aún experimenta síntomas físicos de la lesión? ¿Se han programado citas médicas de seguimiento? De ser así, ¿con quién y para qué? ¿La persona lesionada tiene seguro médico?
  6. ¿Alguno de los conductores involucrados estaba distraído debido al consumo de alcohol o el uso del celular?
  7. ¿Las partes involucradas han participado anteriormente en accidentes de tránsito? ¿Cuál fue el resultado legal de esos hechos?
  8. ¿Estuvo un vehículo comercial/de la compañía involucrado en el accidente?
  9. Seguro de automóvil: ¿El conductor culpable tenía seguro automotor? ¿La persona lesionada tenía seguro automotor? ¿Con qué compañía/compañías? ¿Se conocen los límites de protección de lesiones o conductor no asegurado? ¿Alguna de las partes involucradas habló con su propio proveedor de seguro de automotor o con el de la otra parte? ¿El proveedor de seguro del conductor culpable acepta o niega la culpa?
  10. Circunstancias actuales: ¿La víctima actualmente está perdiendo ingresos debido a las lesiones? ¿Quién paga actualmente por los daños materiales? ¿Necesita la víctima un automóvil alquilado?